• English
  • Español

¿Cuál es el valor de mi negocio? ¿Cuál es mi negocio y qué vale la pena…?

¿Cuál es el valor de mi negocio? ¿Cuál es mi negocio y qué vale la pena…?

Posted by Connecor Team in Artículos/Blog, Destacados, Notas de prensa 14 may 2015

Por: Hendrik Oudeman

Artículo destacado en Gold News

Acerca de valoración, preparación y seguimiento…

Hay una vieja historia de un niño pequeño en un pequeño pueblo que no pudo encontrar a su madre. La gente del pueblo le preguntaba al niño cómo era su mamá y él contestaba que era la mujer más guapa que haya existido. Los pueblerinos estuvieron buscando a las mujeres más guapas del pueblo y volvieron con sus nombres, pero ninguna de ellas era su madre. Más tarde, una mujer muy sencilla caminaba por el pueblo y el niño corrió a sus brazos, era su madre. Para aquel niño, su madre era la mujer más hermosa sin importar cómo los demás la vieran.

Este cuento dice exactamente cómo la mayoría de los dueños de negocios piensan acerca del suyo. Y por lo tanto es muy difícil para una tercera persona apreciar el negocio tal y como lo hace el propietario (a menudo el fundador). En el momento de la venta, lo que cuenta no es cómo el propietario lo vea sino cómo el potencial comprador lo pueda ver.

En cualquier proceso formal de venta de un negocio, se debería comenzar con una valoración realizada por un tercero: el propietario tiene que obtener una imagen realista de lo que su negocio vale y el asesor profesional de F&A debe tener una buena comprensión del valor y de los componentes del valor, antes de decidir si puede vender el negocio y a qué precio (véase abajo). Los “Profesionales” que decidan tener la representación de una empresa para la venta sin una valoración adecuada es probable que están jugando a un juego de números (ver nuestro artículo: ” ¿Siente que hoy es su día de suerte? “)

Una forma útil para darse cuenta de la necesidad de una valoración es hacerse la siguiente pregunta:

“¿Conozco (El propietario) exactamente cuál es el valor de mi negocio al día de hoy si alguna persona interesada (comprador) me lo preguntara?

Ahora bien, muchos propietarios dirían que tienen una muy buena idea y que son perfectamente capaces de explicar lo valiosa que es su empresa a cualquier comprador “formal”. A menudo se sugiere que un comprador que no ve el valor como lo hace el dueño, no es un comprador serio “formal”.

Vamos a repasar el tema del valor, palabra por palabra y explicar en detalle lo que significa cada parte de la pregunta:

lo que significa para el propietario, no la opinión o cálculo de terceros!
Sé exactamente… lo que no significan conjeturas sino hechos!
Qué valor… lo que significa el valor como el valor de los activos, el potencial de generar ganancias y pagar salarios, basados en resultados anteriores, o flujos de caja libre, comparándolo con otras empresas, etc. en euros, en un solo pago o con diferentes condiciones de pago.
de mi… lo que significa “mío” como único propietario o ¿existen otros accionistas (ex cónyuge, pareja de hecho?
negocio… ¿Significa las acciones de su empresa o la totalidad o parte de los activos tangibles e intangibles en el balance general, al valor correcto, incluyendo o no las cuentas por pagar, los acreedores, los préstamos y garantías, cuentas bancarias, las patentes, la cartera de clientes, las contingencias laborales y fiscales?
es hoy… lo que significa en este momento, que no se basa en el año pasado o las últimas cifras disponibles o los mejores tiempos del pasado o el futuro prometedor (pero incierto).
¿Cuándo le preguntó una la parte interesada…? Es decir que un comprador formal, (¿sabes cómo separar a los formales de los curiosos y cómo encontrarlos?) ¿Con qué propósito tiene intereses de compra?:(Véase más arriba: “… negocios…”): ¿entrar en el mercado?, ¿eliminar a un competidor?, ¿comprar, cerrar y vender por partes?, ¿encontrar un nuevo nicho de mercado?, etc…

Revisando esta pregunta, se abrirán los ojos de la mayoría de los propietarios y entenderán que no es fácil contestar lo que parece ser una pregunta simple y directa. Y si no está seguro sobre el valor de su negocio, entonces considere lo siguiente:

Necesitará comprender que el valor del negocio no es igual al precio del negocio (valor es lo que tiene, el precio es lo que pide) y que es probable que el precio no sea lo que el comprador va a pagar y que lo que pagara el comprador no será igual a lo que recibirá el propietario vendedor.

Una empresa debidamente valorada, con registros actualizados y transparentes, es un “producto” completamente diferente al de vender una empresa den la que los propietarios deciden hacerlo a su manera, basándose en una administración contable poco documentada, no definida o clasificada.

Desearía negociar la venta de su empresa por un precio justo y en condiciones que puedan ser aceptadas; no desea pasar sus reuniones con posibles compradores formales dando explicaciones o corrigiendo constantemente todo tipo de datos que faltan o no entienden; estados financieros que no están claramente definidos o clasificados; tratando de justificar lo que no está soportado con documentación o explicando lo que evidentemente esta o estuvo mal.

Ningún comprador formal continuara con ese proceso y usted terminará sin vender su negocio o vendiéndolo con unas condiciones desfavorables.

Un fallo en el plan es un fracaso; si no se preocupa por obtener una valoración profesional para su negocio, no espere atraer potenciales compradores formales!